Voto particular

El juicio al genocida pendía del unánime informe forense. Todos los psicólogos que habían examinado al “Canciller Negro” concluían que en él la enfermedad del olvido era fingimiento y opereta,  un  premeditado intento de trocar la dura prisión yugoslava por un sanatorio abierto a las idílicas laderas de Le Mont-sur-Lausanne.

Pero un jovencísimo neurólogo belga había observado cómo las ruinas magras y canosas del que fuese uno de los más terribles ejecutores del régimen balcánico se acercaron al espejo de la sala de interrogatorios y reconocieron  a su anciano y desvalido padre en el bruñido cristal.

– ¡Tata! ¡Tata! ¡Tata!

Detrás, el interpelado “papá” tenía ahora la misión de convencer al resto de especialistas.

Comparte y ganamos los dos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.