Voto particular

El juicio al genocida pendía del unánime informe forense. Todos los psicólogos que habían examinado al “Canciller Negro” concluían que en él la enfermedad del olvido era fingimiento y opereta,  un  premeditado intento de trocar la dura prisión yugoslava por un sanatorio abierto a las idílicas laderas de Le Mont-sur-Lausanne.

Pero un jovencísimo neurólogo belga había observado cómo las ruinas magras y canosas del que fuese uno de los más terribles ejecutores del régimen balcánico se acercaron al espejo de la sala de interrogatorios y reconocieron  a su anciano y desvalido padre en el bruñido cristal.

– ¡Tata! ¡Tata! ¡Tata!

Detrás, el interpelado “papá” tenía ahora la misión de convencer al resto de especialistas.

Comparte y ganamos los dos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.