Resumen fin de año 2017: un cambio de era

Hacer un resumen de fin de año tiene que ser un equilibrio preciso entre transparencia y secreto en lo profesional, entre confesión y sugerentes silencios en lo personal. Mi resumen final del año 2017 arroja un balance positivo respecto a lo presupuestado hace justamente un año, ha mejorado la mejor de mis previsiones y sin embargo, ahora que el 2017 agoniza sé que podría haberlo exprimido un poco más, solo un poquito más, pero con esa certeza de fondo de que en realidad no hay barreras reales entre año y año, solo periodificaciones mentales para hacer balances y resúmenes anuales pedantes y pomposos.

Estos han sido los highlights de mi año 2017, un año de transformación tan esperada como absolutamente necesaria. El 2018 apunta a continuar la línea y a que va a ser un año de bastantes “primeras veces”. Ahora te cuento:

La desolación de Rincón del Vago

En el resumen final de año no podía faltar una mención a mi salida de la web que fue casa durante 18 años y de la compañía que, con diferentes nombres, pagó mi nómina durante otros tantos. A principios de febrero hubo que recoger los bártulos y decirle adiós al buitre, que se iba a hacer las Américas de la mano de un empresario mexicano. En el viaje de Rincón del Vago a su nuevo dueño hubo bastantes historias sucias de deudas impagadas, personajes turbios, y algún que otro delito. Fueron unos días tristes de los que salimos afortunadamente bien parados, pero no fue ni de lejos el final de Rincón del Vago que uno hubiese deseado.

Luego, en marzo, Emilio Márquez me invitó a uno de sus desayunos de trabajo y allí conocí a Enrique de Wuolah, a quien le dije que ellos eran los sucesores de nuestro simbólico “legado” en España.

Tribucamp

Aún no había digerido bien que estaba en la calle, que iba a pasar “frío” fuera de la sagrada y puntual nómina de Orange, cuando llegó Tribucamp, el evento anual que organiza Franck Scipion y su equipo de Lifestylealcuadrado.com para knowmadas digitales. Os podéis imaginar el chute de energía positiva que recibes cuando convives dos días con cientos de personas que han decidido despedir a su jefe y vivir de su propio proyecto en internet. Obtienes continuamente comentarios, feedback e impresiones de primera mano, muy reveladores para tu propio camino, y eso sin hablar de las charlas de los ponentes de primer nivel que ya hacían lanzamientos exitosos de infoproductos, como los grandes del blogging americano.

Si tuviera que quedarme con dos cosas de Tribucamp, ¿qué os diría?

La primera es ver a Franck absolutamente agotado pero escuchando pacientemente uno a uno a todos los que íbamos a hablar con él para que nos firmase su libro (“Revolución Knowmada”, nos lo regaló a todos los asistentes), o recogiendo feedback del evento por las mesas del desayuno en la mañana posterior al evento. En esos detalles ves la madera que hay realmente detrás de estos tipos y sus grandes titulares. Franck, efectivamente, es un grande y se preocupa de los suyos.

La segunda cosa… Fue la primera vez que anuncié tímidamente a qué me iba a dedicar a partir de entonces, en mi era “post Rincón del Vago”. La primera vez que lo verbalizaba para otros. En una dinámica de grupo teníamos que llevar un cartel al pecho donde ofrecíamos “nuestros servicios o productos”  y pasear por un salón en espera de que alguien dijese que le interesaba nuestra oferta. En apenas 15 minutos había conseguido 3 “clientes” y 2 alianzas. Lo que sabía hacer interesaba también fuera de Orange y de Rincón del Vago y había gente que estaba dispuesta a pagar dinero por eso. Era justo lo que necesitaba comprobar. Había que ponerse manos a la obra.

Tribucamp también me acercó a personas como Paco Vargas, crack del email marketing, Eduardo, de Abogadoparatodos o a mi amigo y paisano Arturo García, referente en el diseño sobre WordPress.

Normas de Internet

Twitter era el gran escaparate donde ver qué estaban haciendo otros compañeros abogados especializados en Internet y en Tecnología y también para coger el punto de distancia necesario para especializar servicios, si quería tener una oportunidad de captación.

Por supuesto que me atraían mucho temas como LegalTech o Blockchain (¿pensábais que no iba a citar al menos una vez la palabreja del año 2017?), novedosos y con tanto campo por explorar desde el punto de vista jurídico, pero no quería dejar de estar con la gente con la que me sentía cómodo trabajando, los pequeños emprendedores en internet, ni dejar de solucionar sus problemas legales del día a día, casi siempre responsabilidad de prestadores, protección de datos de carácter personal, temas relativos a copyright o a marcas.

Recurrentemente, la gente siempre necesita los mismos servicios básicos y siempre hay nuevas incorporaciones al mundillo web. Bueno, pues ahí quería estar.

 

 

Normasdeinternet.com sería el blog para escribir sobre todos esos temas, a la vez que escaparate de mis servicios profesionales. Por otra parte, el blog tendría que ser el gran catalizador de mi propia transformación digital, el conmutador que me permitiese pasar de Angel Rincón del Vago a Ángel el asesor legal.

Pero había algo más… Luego os lo cuento.

Todos miramos al atardecer con los mismos ojos

Oporto es una ciudad bella y rota, tan melancólica como Lisboa, o más. Guardo en la memoria sus paredes agrietadas, sus puentes parisinos y cuestas sin resuello, su olor colonial de café y conservas, de sudor y vino exhuberante, pero sobre todo su estuario de plata bañado por el sol que apunta a América. En una tarde de abril, en los Jardines del Palacio de Cristal, numerosas almas de diferente pasaporte y color nos sentábamos en la hierba a ver uno de esos atardeceres tan espléndidos, pensando en todo y en nada, todos absolutamente iguales ante la vida y ante lo imponderable. Recordar este momento me ha ayudado muchas veces este año a superar esa crisis de pánico propia del que pierde su trabajo y no sabe cómo le irá por su cuenta, ¡perdón!, emprendiendo. Lo que importa realmente es que nada importa.

Vivir fuera del paraguas

Siempre había trabajado por cuenta ajena. ¿Sería yo buen empresario?

Emprender a los cuarenta es un reto que no todos saben acometer y que yo, personalmente he tenido que improvisar. No vengo de una familia emprendedora y Rincón del Vago tampoco ha sido ninguna escuela en ese sentido (demasiado factor suerte, una compra rápida, opacidad en la gestión). Lo primero fue contrastar que el servicio que iba a ofrecer tuviera demanda y que hubiera gente que estaba dispuesta a pagar por ello. Visto que la fruta estaba “madura”, que había demanda y oportunidad, tocaba organizarse personalmente y gestionar el tiempo.

Siempre he sido un poco “burro trabajón” y no me asustaba estar horas y horas currando, más cuando me gusta lo que hago, pero sí que descubrí que tenía un problema con lo de trabajar en casa. No es para todo el mundo. En mi caso, necesitaba separar de alguna manera ese espacio de “trabajo” y de “hogar” porque tendía a echar más horas de las que la productividad saludable aconseja. Terminaba fatigado y mi rendimiento decrecía. Además, visitaba con demasiada frecuencia el frigorífico y mi curva estomacal comenzaba a hacerse más patente.

Tenía que hacer algo. Y por entonces, Malena me habló del Hub.

El Hub de la Ponti

Aquí toca agradecer a Malena su idea de abrir ese espacio de coworking y de colaboración entre empresas o proyectos de comunicación y la propia Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca, así como a Fernando Galindo, Vicedecano, por haber impulsado la iniciativa de Malena hasta ser una realidad con latido y por la estupenda acogida que nos han dispensado.

El Hub ha sido para mí ese cambio de aire y ese paso de página que necesitaba y que no estaba logrando permaneciendo en casa. Y, cosa notable, que no piensas que importe o influya, pero que ahí está, un punto a favor para que “el cliente” te considere “mejor” que estando en casa (otros compañeros así lo corroboraban).

Necesitábamos estar rodeado de gente creativa, emprendedora, vital, conectar con otros, ser un hub uno mismo y facilitar contactos, establecer alianzas y trueques, compartir momentos con alumnos, recibir feedback, organizar charlas, eventos y clases, y más y más cosas, para sentirnos vivos, activos, útiles y comprometidos. El Hub ha sido, sin duda, mi revulsivo de este año. Tengo excelentes compañeros de viaje en paralelo, cada uno con su proyecto y su movida propia, y nos queda una primera mitad de año 2018 absolutamente apasionante. Esperamos dejar huella en la Facultad.

Buena parte de los fallos productivos se solucionaban con estar en el espacio de trabajo adecuado. Este año no ha tocado café con Berto en su Gijón y el mío, pero se lo diré cuando le vea 😉

1000 kilómetros

Entre el Algarve portugués  y Asturias, mis dos sitios de descanso el pasado verano. Uno no deja de asombrarse continuamente de la variedad de paisajes, costumbres, acentos y personas que nos rodea y cómo podemos cambiar de unos a otros en apenas unas horas de coche. Por cierto, me parece que los anfitriones AirBNB portugueses son mejores que los españoles… ahí lo dejo.

Curiosamente ayer mi Nike+ Running señalaba ese número rotundo en el kilometraje efectuado este año. 1000 kilómetros de entrenamiento en asfalto sobre las Vomero 11, que, lógicamente ha habido que cambiar de cara a mi décima San Silvestre por las Vomero 12, que son sensiblemente peores. No consigo entender ciertas evoluciones para peor de algunas marcas.

El difícil equilibrio entre dos mundos

Os decía que había algo más con NormasdeInternet.com. Lo primero es que nunca lo concebí como una mera oferta de servicios profesionales, sino que es un proyecto de lifestyle en sí mismo, en el que tiene que haber una evolución entre vivir de los servicios profesionales a vivir de los contenidos mismos, con cada vez menos intervención mía o solo para casos muy concretos o relevantes de asesoría personalizada, casi de investigación, que es lo que me mola.

Lo segundo, que la oferta de servicios no tenían por qué limitarse a temas legales o jurídicos, sino también a todo aquello con lo que contribuí al éxito de Rincón del Vago en el plano del marketing en internet y las redes sociales. ¿Por qué abandonar esas facetas en las que eres bueno? ¿Y si ofrecía este tipo de servicios, mi apoyo en marketing, mi mentoring internetil a otros abogados y despachos que necesitasen visibilidad y promoción?

Fue pensarlo y notar que este último trimestre del año, sin ninguna acción extra por mi parte, he tenido tantas propuestas jurídicas como marketinianas, gente que tiene que resolver problemas legales en sus proyectos web o en su estructura empresarial, como proyectos que buscan mi ayuda y experiencia para ganar visibilidad o monetizar su página web o dar vida a sus redes. (¿Estaba cambiando mi marca personal hacia donde yo quería?)

Alguno de estos proyectos lo lleva gente realmente apasionada y trabajadora, de los que van a conseguir el éxito por abrumadora constancia en sus “destrezas” 😉

El caso es que este tiempo de rodaje me ha servido para darme cuenta que voy a tener que desenvolverme en ese terreno doble, a menudo contradictorio, para exprimir lo mejor de ambos y ofrecer las mejores soluciones a cada cliente, con mucho de mi trato y presencia personal, que en definitiva es lo que está buscando la mayoría de los que por ahora se han interesado.

Cibercooperando ando

Justo después del despido me vi con tiempo libre suficiente para intentar una actividad de voluntariado donde estar cómodo, es decir, donde sintiera que tengo algo que aportar. Y vi el programa Cibercooperantes de INCIBE. Me gustaron sus coordenadas y vi mucho por hacer.

El trabajo por delante en concientización de ciberseguridad y prevención de problemas derivados del uso de internet entre nuestros jóvenes es enorme. Diría que inabarcable. Tanto, que a veces he estado a punto de tirar la toalla. Pero hay que seguir a pie de cañón, aunque los padres sigan regalando móviles a sus hijos a edades cada vez más tempranas sin ninguna instrucción al respecto, sin las motivaciones y usos adecuados, sin las prevenciones básicas. Hay que entrar en los colegios e institutos para darse cuenta en toda su dimensión, tomar un café con los educadores y escuchar sus experimentados puntos de vista y sus propuestas de solución. Mis periplos por las aulas de Internet Segura for Kids ha tenido también alguna que otra anécdota, pero ahora prefiero destacar que estamos ante un verdadero abismo que estamos tapando con una alfombra cada vez más exigua.

También diviso más pronto que tarde el momento en que tenga que enfrentar como padre alguno de estos temas. Con una hija de 11-12 años, poco más se puede prorrogar, a riesgo de aislarla de sus continuamente conectadas amistades, y siempre parece menos complicado aconsejar a otros que poner en práctica uno mismo lo proclamado y enseñado.

Estos meses en el programa Cibercooperantes me han servido también para comprender que los abogados que estemos pendientes de los aspectos reparadores de todos los problemas derivados de este uso tan atroz de las TICs por adolescentes desprevenidos, vamos a tener mucho, mucho, pero que mucho trabajo. Es una estricta cuestión de tiempo. Y desde luego, ese camino profesional y procesal tendremos que recorrerlo de la mano de un especialista técnico de la seguridad (tendremos cerca al maestro José Aurelio), ya no solo a la hora de obtener evidencias y calibrar daños, sino de generar soluciones y suturar brechas, pues no todo problema jurídico de esta índole lo podrá arreglar el código legal (civil, penal), sino que será más efectivo para ello el “código informático” (es decir, Lessig mediante, las puras y duras medidas técnicas), siempre con las debidas garantías legales, dígase todo.

Os dejo ahora unos highlights rápidos para culminar este resumen final de año

Un momento

De agradecimiento. Fodertics VI, en la recogida de acreditaciones para el evento. Fede Bueno le dice a uno de los organizadores que me entregue acreditación VIP. Yo no había sido VIP en mi puñetera vida, ¡en nada!, y ese detalle de Fede me emocionó (Respect!)

Una red social

Todos los años elijo Twitter, porque es donde tengo a mi corrillo de habituales, gente de siempre y las conversaciones más interesantes, pero voy a decir LinkedIn porque me ha dado muy buenas oportunidades de trabajo y contactos este año. ¡Y sin ser Premium, Emilio! 😉

También probé las fugaces InstaStories. Volveré a ellas con algunas ideas para NDI.

Un post

El plan de Raúl. Es un post tremendo, sé que a Raúl casi le costó sudar sangre, no solo por ofrecernos su visión y sus intentos por acercarse a ella o por materializarla, sino por la desnudez de sentimientos, miedos y prejuicios que la preceden y que, en el fondo, han ido dibujando esa visión misma. Es un must read para hacer el propio ejercicio de prospección a tu verdadera entraña, a lo que te mueve y luego expresar a donde quieres ir con todo eso (si tienes valor…).

Un blog

No sé si habría sobrevivido a ciertas estrangulaciones de este año sin la frescura del anecdotario madrileño y viajero de Juan Midi. Es el lugar de reencuentro con el sentido básico y puro del blogging como columna, a lo Camba o a lo Umbral… Mi Jabois de cercanías

Un referente

Miguel Florido. Le llevo siguiendo la pista desde hace 3 años y ha conseguido despuntar en el mundo del blogging especializado en marketing online a base de trabajo, tesón, y tribu. Hasta tal punto que ya no hay evento temático en el que no aparezca su nombre. Pero es que además, este año, Miguel ha conseguido “despedir a su jefe”, es decir, que ha dejado su trabajo estable y calentito para dedicarse al 100% al blog, por tanto alguien a quien tener como referencia. El ejemplo de Miguel también corrobora que es mucho más fácil crecer con la complicidad y apoyo de otros profesionales y amigos que en solitario.

Un evento

No he ido a muchos este año y ya os he contado lo de Tribucamp, pero voy a decir que el Congreso Legaltech en San Sebastián. Inventarse/Hacer/Ser el I Congreso Nacional de algo no es nada fácil y el trabajo que hicieron Jorge Campanillas, Jorge Morell y los NoLegalTech, con Bárbara Román presentando, fue absolutamente brutal. El Congreso en sí no me gustó tanto (se me pasó demasiado deprisa y creo que aproveché poco el networking) como lo que propició el alto nivel de sus ponencias.

Creo que ha sido el punto de partida del año para que la gente se pusiera las pilas al combinar soluciones jurídicas con tecnología y para “escupir” buenas, magníficas ideas. Por eso, esperamos con ansias la 2ª edición, también en San Sebastián, y a ver si esta vez se puede ver la ciudad y “pintxear” un poco.

Además allí recibimos la primicia de que el CENDOJ va a liberar pronto las sentencias, que ya iba siendo hora…

Un fallo

¿Sin contar lo de en San Sebastián sin ver San Sebastián? No escribir más ni más a menudo. Cuando lancé este blog en julio me planteé escribir solo cuando me apeteciera, no estar sometido a pautas de publicación ni calendarios editoriales.

Ha sido peor el negarme el placer personal de escribir, por falta de tiempo, por destinar las fuerzas más al blog profesional y al ebook, que la propia sequía bloguera (que, premeditadamente, no ha sido tal). No obstante, este blog personal también jugará su papel facilitador en la estrategia de linking para NormasdeInternet.com durante 2018. De hecho, los más avezados en SEO habréis advertido cositas y movimientos que os suenan ya en este mismo post.

Una idea feliz

Irme a Valladolid a ver a Jorge. Quería oir de primera mano su historia de transformación, su salida del superdespacho famoso  y su adaptación a la libertad del autónomo independiente, además que me parece uno de los iuris bloggers más espontáneo y disfrutable de los que surcan ese estilo y descubridor del mejor arroz con leche del mundo. Lo que no me esperaba es que Jorge además fuera una caja de sinergias profesionales tan prometedora e ilusionante (to be continued…)

Una compañía

La de mi primo Miguel en las tardes de verano y otoño que nos íbamos a hacer rutas de bicicleta de montaña por los secarrales charros. Miguel entre muchas otras cosas me ha enseñado a pedalear duro siempre con una sonrisa en la boca, aplicable a cualquier repecho en la vida. También me ha permitido descubrir paisajes y lugarines con encanto a los que uno no llega a pie ni es practicable acceder en coche, pequeñas y desconocidas joyas de esta tierra vieja y yerma.

Un privilegio

Mi familia más estricta. Los círculos se estrechan en tiempos adversos. Me siento afortunado por las personas con las que comparto casa y vida. He de reconocerlo y demostrarlo mejor y más a menudo, cascarrabio demasiado por trivialidades cuando, en realidad, me hacen sentir invencible.

Un buen resumen final de año tiene que expresar una serie de objetivos para el período siguiente. Permitidme que lo sustituya por un humorístico deseo, pues mis objetivos y propósitos van a ser avanzar y consolidar todo lo que os he expuesto ya con mis proyectos, con mis lugares, con mis gentes, y ese deseo es este:

Que los encargados de las tiendas no maldigan, ni se pongan nerviosos ni impacientes cuando les dices que antes de firmar te vas a leer las cláusulas de protección de datos personales…

¡Feliz Reglamento Europeo… digooo feliz año nuevo!

Comparte y ganamos los dos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Print this page
Print

10 comentarios en “Resumen fin de año 2017: un cambio de era

  1. Que buen resumen Ángel!

    Sin duda ha sido un año movido para ti, pero no me queda duda de que 2018 te traerá grandes cosas. Lo intuyo por lo bien que te mueves, lo bien que te rodeas y porque en nuestras conversaciones siempre he visto seriedad y claridad de ideas, lo cual unido a tu experiencia me parece un cocktail perfecto para triunfar.

    A ver si tomamos algo, que ya hace tiempo de la última.

    Un fuerte abrazo paisano!

    • Hola Arturo
      Recuerdo perfectamente nuestra reunión para comer en Tribucamp y sabes que te tengo como referente de emprendimiento en internet. Es un placer para mí que vengas a esta casa a comentar. Mil gracias.
      Te deseo lo mejor para el 2018 con tus cursos, infoproductos y proyectos, y, entre esas cosas mejores, también que tengamos ocasión de reunirnos para hablar de nuestras cosas.
      Un fuerte abrazo!

    • Hola Alberto
      Placer tenerte por aquí. Me hubiera gustado paladearlo más, pero te confieso que el miedo a veces me ha atenazado. Nadie nos enseña a vivir como autónomos y esa capacidad además de atrofia estando a sueldo tantos años, pero tampoco somos mancos en empuje e ilusión.
      Como mínimo vamos a intentarlo todo. A ver qué resumen final de año puedo ofreceros en 364 días… 😀
      Un fuerte abrazo y feliz año!

    • Feliz 2018, Eduardo
      Fue un placer desvirtualizarte en Tribucamp y pasar el día de Congreso contigo en San Sebastián. A ver si este año nos concede otras buenas ocasiones de networking, que tengo muchas ganas de saber con qué te mueves… 😉
      Un abrazo grande.

    • Hola Raúl.
      Antes del ejercicio tenía la impresión de que no le había sacado suficiente jugo al año y seguramente muchos otros con estas mismas maderas habrán hecho un año más bonito, o más satisfactorio, o más pleno, pero aun con eso, y con todo lo que uno se deja en el tintero, gracias al balance de cierre (post pomposo), creo que sí, que ha sido un año que ha contado y seguirá contando para sumar esa transformación profesional sin mutar (espero) nuestra esencia personal.
      Igualmente te deseo lo mejor para este año: que el aprendizaje nos vaya dando sabiduría 😉

Deja un comentario